LOS DESPOSEÍDOS: la utopía ambigua